17 mayo, 2016

Efectos del mindfulness sobre el estrés

Encuadrada dentro de la terapias cognitivo-conductuales de tercera generación, el mindfulness o atención plena, tiene sus orígenes en una de las más antiguas prácticas de meditación budista, denominada vipasana y se define como el estado mental que surge al prestar atención, intencionalmente, a la experiencia tal y como es en el momento presente, sin juzgarla ni reaccionar ante ella. A través de esta técnica, logramos distanciarnos de los pensamientos, emociones y preocupaciones que nos invaden en todo momento. Imagen-Efectos-del-Mindfulness-(Oliver)Esta manera de observarnos “desde fuera” nos ayuda a aclarar nuestro estado emocional, a que no nos afecten en exceso los comentarios de los demás y a hacer un balance más realista de nuestras circunstancias.

Antes de abarcar los efectos de la práctica del mindfulness sobre el estrés, debemos hacer una aclaración. Todo estrés no es malo, puede sonar raro pero es rotundamente cierto. Hay circunstancias en nuestras vidas que nos provocan una activación, tanto física como psicológica, adecuada para afrontar una situación complicada (eustrés); el problema tiene lugar cuando sufrimos las consecuencias negativas de una excesiva activación psicofisiológica (distrés). Y la cuestión es: ¿Qué podemos hacer nosotros con nuestro distrés gracias al mindfulness? Lo que nos aporta una práctica continuada en mindfulness es estabilidad a la hora de observar los pensamientos que nos perturban, pero sin reaccionar a ellos, quitándoles así su carácter estresante y permitiéndonos, de esta manera, estar relajados en su presencia.

Dentro de la evidencia científica, son varios los estudios que demuestran una relación causa-efecto entre la práctica de mindfulness, el estrés percibido y el bienestar psicológico; a mayor dominio de la técnica mayor disminución del estrés, además de otros efectos beneficiosos sobre nuestro cuerpo: disminución de la ansiedad, reducción de la tensión arterial, mejora del insomnio, aumento de los niveles de relajación muscular, tranquilidad emocional y mayor grado de bienestar general.

Un reciente estudio sobre estrés crónico y psiconeuroinmunología estudia el impacto de la Terapia Cognitiva basada en mindfulness en el aprendizaje de respuestas de relajación y la comprensión de los síntomas emocionales, físicos y comportamentales derivados de la enfermedad. Esta técnica no solo abarca el manejo del distrés emocional causado por el diagnóstico de enfermedades crónicas y terminales, sino que también se obtiene un beneficio inmunológico y neuroendocrino que promueve el restablecimiento de la salud y que contribuye a controlar mejor los síntomas causados por los tratamientos médicos.

En definitiva, existe cierta evidencia empírica que apoya la idoneidad de la práctica del mindfulness en los ámbitos donde son frecuentes los problemas de ansiedad, estrés y depresión. Sin olvidar nunca que es una técnica coadyuvante más que un tratamiento en sí mismo y en lo que se debe de apoyar es en una terapia psicológica basada en la evidencia.

Referencias bibliográficas.

  • Moscoso, M. S. (2015). El estrés crónico y la terapia cognitiva centrada en mindfulness: Una nueva dimensión en psiconeuroinmunología. Persona, (13), 11-29.
  • Rosselló, J., Zayas, G., & Lora, V. (2016). Impacto de un adiestramiento en meditación en consciencia plena (Mindfulness) en medidas de ansiedad, depresión, ira y estrés y consciencia plena: Un estudio piloto. Revista Puertorriqueña de Psicología27(1).
  • Yagüe, L., Sánchez-Rodríguez, A. I., Mañas, I., Gómez-Becerra, I., & Franco, C. (2016). Reducción de los síntomas de ansiedad y sensibilidad a la ansiedad mediante la aplicación de un programa de meditación mindfulness.
[jetpack-related-posts]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *