7 junio, 2016 1 comentario

Relaciones de pareja: El deseo

Continuamos nuestra trilogía sobre el amor. Recordemos que Sternberg formuló la teoría del triángulo del amor destacando tres pilares fundamentales: la intimidad, el compromiso y el deseo. En la primera parte hablamos sobre uno de los componentes fundamentales del amor: La intimidad en la pareja. En este artículo vamos a hablar con mayor profundidad sobre “la chispa del amor”, el deseo o pasión.

¿Qué es la pasión o el deseo?

La pasión es la sensación intensa de disfrutar con la persona amada. Hace referencia al despertar psicofisiológico, y comprende la atracción e interés, impulso y búsqueda de placer, sentimiento de pertenencia, deseo sexual y satisfacción.

Se caracteriza por la pasión, calor, anhelo, entusiasmo, vivacidad y apego. Esto hace que necesitemos esos besos, abrazos y caricias de nuestra persona especial, así como la necesidad de expresarle nuestros sentimientos.

Este componente genera en la pareja sensación de exclusividad.

¿Se pierde la pasión con el paso del tiempo?

Sternberg se basa en la teoría de la motivación de Solomon para explicar por qué con el paso del tiempo no sentimos la misma atracción que al principio. Esta teoría aplicada a las relaciones de pareja nos explica que la pasión que surge cuando conocemos a una persona por la cual nos sentimos atraídos, se incrementa rápidamente, pero también alcanza rápidamente su cima. Cuando llega a esta cima actúa una fuerza negativa que se opone a la pasión y comienza a decaer hasta llegar a un proceso de habituación, hasta llegar al equilibrio entre ambas fuerzas.

Diferentes autores equiparan el amor a una adicción. Esto se debe a que el componente pasional se asemeja al aspecto motivacional de la adicción. Ante una sustancia adictiva, como el café o el tabaco, al inicio no tenemos necesidad hacia dicha sustancia, pero cuando la probamos varias veces, experimentamos una sensación intensa que lleva a que aumente nuestra necesidad de querer más. Este aumento de su uso lleva a un proceso de habituación, y ya una misma cantidad no tienes los mismos efectos iniciales, por lo que necesitamos continuar su consumo. Si dejamos de usarla, aparecerá la abstinencia y una vez superada esta abstinencia volvemos al estado normal.

¿Qué pasa cuando en una pareja falla este componente?

Cuando en una relación de pareja no hay deseo nos encontramos con una pareja compañera, que se basa en la intimidad y el compromiso, pero falta esa sensación de vivacidad de la que hablamos anteriormente. Este tipo de parejas se suele encontrar en aquellas que llevan varios años juntos, donde se ha producido un deterioro del atractivo. También es frecuente que aquellas parejas que han pasado una infidelidad. Una frase típica que define este tipo de relación es: “Nos llevamos muy bien, nos apoyamos mucho, tenemos planes de futuro”, pero no hay necesidad de contacto con la otra persona.

¿Se puede recuperar la pasión?

El tratamiento psicológico para los problemas de pareja tiene como objetivo el incremento del bienestar, y su intervención se enfoca a diferentes áreas que pueden estar deterioradas. Dentro de los programas de tratamiento, se incluye entrenamiento en reciprocidad positiva e incrementar el deseo, centrado en el intercambio de eventos gratificantes. Aunque dicha intervención no se centra en un solo componente, sino que  debe abordar diferentes áreas para lograr el objetivo de promover el bienestar en la parea.

Si sientes que tu relación de pareja se está deteriorando recuerda que en nuestro centro somos expertos en terapia de pareja y podemos ofrecerte asistencia psicológica. Contacta con nosotros.

Síguenos en twitter

BIBLIOGRAFÍA.

  • Capafons, J.I. y Sosa, C.D (2015) Problemas de pareja. En V. Caballo, I.C Salazar, y J.A. Carrobles. Manual de psicopatología y trastornos psicológicos (pp 712-727). Madrid: Pirámide.
  • Capafons, J.I. y Sosa, C.D. (2009) Tratando problemas de pareja. Madrid: Pirámide.
  • Sternberg, R. (1989) El triángulo del amor: intimidad, amor y compromiso. Buenos Aires: Paidós.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario
El cerebro enamorado y sus drogas – PsicoSalud®
Hace 2 años
[…] deseo sexual viene acompañado de ese tonteo que finge ser nada más que eso, una tontería. Los científicos […]
A %d blogueros les gusta esto: