9 julio, 2016 3 comentarios

Adicciones: Alcohol

Cuando nos referimos al consumo de alcohol, estamos hablando de la droga más extendida en nuestro país, una droga en la que el 5,3% de los españoles presenta un consumo de riesgo.Adicciones.-alcohol-PsicoSalud-Tenerife

¿Qué consideramos un consumo de riesgo?

Este consumo de riesgo equivaldría a ingerir más de 40 gr/día en hombres y 25 gr/día en mujeres, lo que vendría a ser 4 copas de vino o cerveza al día en hombres y 2 en mujeres (Ruiz et al., 2005). Estos patrones de consumo provocan que el alcohol sea actualmente el tercer factor de riesgo de mayor importancia para la salud física, solo por detrás del tabaco y la hipertensión arterial; generando además, graves trastornos psicológicos (depresión, ansiedad, inestabilidad emocional, etc.), que afectan no solo a personas con un trastorno por dependencia del alcohol, sino también a aquellas con un consumo excesivo de alcohol.

¿Qué entendemos por alcoholismo?

El alcoholismo se basa en la dificultad para controlar el consumo de bebidas alcohólicas, partiendo desde un deterioro intermitente y ligero para controlar el consumo en fases iniciales, hasta llegar, posteriormente, a fases de consumo continuado e intenso que implican una pérdida de control tan grave como la que hemos visto en otras adicciones.

El síndrome de dependencia que genera el alcoholismo consiste en un conjunto de manifestaciones físicas, conductuales y cognitivas en las que el consumo de alcohol adquiere la máxima prioridad, contando con dos síntomas característicos: la sensación de deseo/necesidad de beber alcohol (craving) y la disminución de la capacidad para controlar la ingesta.

¿Qué consecuencias físicas genera el alcoholismo?

Las alteraciones físicas relacionadas con el alcoholismo vienen determinadas por la relación dosis-efecto, lo que quiere decir que aumentan de manera proporcional a la intensidad del consumo, además de la influencia de diferentes riesgos en función del sexo, vulnerabilidades individuales, riesgo cardiovascular y edad.

Algunas de las alteraciones físicas más comunes provocadas por el alcoholismo son:

  • Digestivas: Relacionadas con alteraciones hepáticas (cirrosis hepática), pancreatitis, alteraciones gástricas (gastritis y úlceras) e intestinales.
  • Musculoesqueléticas: El consumo de alcohol se asocia a riesgo de osteoporosis y fracturas, además de otras afectaciones como gota.
  • Endocrinas: Alteraciones en el ciclo hormonal femenino, llegando incluso a producir infertilidad, e hipogonadismo masculino (testículos disfuncionales).
  • Cardiovasculares: Como arritmias, hipertensión arterial, accidentes cerebrovasculares y cardiomiopatía.
  • Cánceres: El alcohol incrementa en gran medida las probabilidades de padecer cáncer de boca, esófago, laringe, hígado y mama. También incrementa pero en menor medida, el riesgo de padecer cáncer de estómago, colon y recto.

¿Tiene el alcoholismo consecuencias psicológicas? ¿Cuáles son?

El consumo excesivo de alcohol conlleva un gran número de trastornos y alteraciones psicológicas, de las cuales destacamos:

  • Trastornos Psicóticos: Caracterizados por alucinaciones (normalmente auditivas), falsos reconocimientos, ideas delirantes (suelen ser paranoides), trastornos psicomotores y estados emocionales anormales.
  • Trastornos del nivel de la conciencia: Como delirium tremens en el momento de la supresión brusca del consumo, consistiendo sus síntomas en: estado confusional, alucinaciones en cualquier modalidad sensorial y temblor intenso.
  • Trastornos cognitivos: Como amnesia (episódica o persistente como en el síndrome de Korsakoff), deterioro cognitivo y demencia.
  • Trastornos del estado de ánimo: Existe una elevada comorbilidad entre el consumo excesivo de alcohol y trastornos como la depresión y trastornos de ansiedad.
  • Síndrome alcohólico fetal: Efecto tóxico sobre el feto que puede producir alteraciones cognitivas (reducción en nivel de inteligencia, memoria verbal, memoria espacial, razonamiento, etc.) desde el momento del nacimiento.
  • Suicidio: Existe una relación directa entre la intoxicación alcohólica y el riesgo de suicidio.

Como hemos visto, el consumo de riesgo y la dependencia del alcohol producirán graves consecuencias en el adicto, pero además, repercutirá sobre terceras personas que sufrirán indirectamente las consecuencias de esta adicción. El alcoholismo tiene una respuesta satisfactoria a ciertas intervenciones, las cuales son capaces de detener un proceso que suele tender al agravamiento progresivo si no se actúa de manera eficaz. Las intervenciones que compaginan la psicoterapia con el apoyo de la farmacología, han demostrado reducir el consumo excesivo de alcohol, el número de episodios de consumo de riesgo y la frecuencia de consumos excesivos.

Referencias

PsicoSalud Tenerife

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 comentarios
¿Qué es la psicoterapia? |
Hace 1 año
[…] dejar de fumar. Otras personas enfrentan problemas en sus relaciones, pérdida de empleo, estrés, abuso de sustancias u otras […]
Psico·Salud
Hace 2 años
Muchas gracias por tu comentario Piedad, nos alegra que te haya servido. ¡Mucho ánimo!
Piedad Sossa
Hace 2 años
Les v agradezco el tema del alcoholismo Me sirvió mucho leer el artículo por que en este momento hay un miembro de la familia con este problema, pero no alir qie lo es y no quiere dejarse ayudar, lo imprimire y haré que lo lea. Muchas gracias
A %d blogueros les gusta esto: