4 octubre, 2016 1 comentario

¿Qué sabes del trastorno obsesivo-compulsivo?

En más de una ocasión, todos hemos tenido alguna canción en la cabeza, la cual nos es imposible de “sacar” de ella. El ritmo del tema o la letra, nos viene de manera “invasiva” y no lo podemos controlar o eliminar por más que queramos. Si te paras a pensar, todos los días en algún momento tenemos pensamientos que parecen “venir de la nada”, dichos pensamientos pueden aparecer en forma de imagen o idea, pero no les prestamos demasiada atención y restamos valor.

Algo similar les ocurre a las personas que padecen el Trastorno Obsesivo Compulsivo, con la gran diferencia que sus pensamientos se tornan repetitivos y les provocan gran ansiedad o malestar acusado, interfiriendo en el desempeño diario de sus actividades. Además de tener que realizar algunas conductas de manera repetitiva porque se sienten “obligados a realizarlas” para disminuir ese malestar. 

¿Qué es el Trastorno Obsesivo Compulsivo?

El Trastorno Obsesivo – Compulsivo es un trastorno caracterizado por la presencia de obsesiones, compulsiones o ambas, según los criterios del DSM-5, Manual Diagnostico y Estadístico de Enfermedades Mentales (2013).

¿Cómo identificamos qué es una obsesión?

Entendemos por obsesiones los pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes que son experimentados (al menos en algún momento) como intrusos e inapropiados (van en contra de los propios valores de la persona) y causan ansiedad o malestar acusado. Por lo que la persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes, o neutralizarlos con algún otro pensamiento o acto.

El contenido de las obsesiones puede ser de distinta índole, siendo los más frecuentes:

  • Dudas repetidas y comprobación: cerrar el gas, puerta, ventanas, agua, etc.
  • Contaminación: dar la mano o tocar ciertas sustancias.
  • Acumulación: acumular objetos por temor a necesitarlos luego y no poseerlos
  • Contenido moral o religioso: pensamientos blasfemos que generan el temor de ser castigados.
  • Orden/simetría: genera un gran malestar ante cosas desordenadas o asimétricas.
  • Imágenes sexuales: escenas pornográficas.
  • Impulsos de hacerse daño a sí mismo o causar daño a otro: hacer daño o matar a un familiar como pareja, padres, hijos.

Y las compulsiones ¿qué son?

Las compulsiones son conductas (lavarse las manos, ordenar, comprobar) o actos mentales (rezar, contar, repetir palabras o pensamientos en silencio, repasar mentalmente acciones previas, formar contraimágenes) repetitivos que la persona se siente impulsada a realizar en respuesta a una obsesión o de acuerdo con reglas que deben ser aplicadas rígidamente. Su objetivo es disminuir la ansiedad o malestar, y prevenir algún acontecimiento o situación temida.

¿Qué puede hacer la psicología por ti?

En la actualidad, los tratamientos psicológicos están apoyados en modelos conductuales o cognitivo-conductuales por su eficacia probada. Dichos tratamientos, están dirigidos a reducir el malestar asociado a las obsesiones mediante técnicas de exposición con prevención de respuesta, y eliminar las compulsiones. Siendo su finalidad, otorgarle herramientas a la persona para que solo/a pueda afrontar las obsesiones cuando surjan y autogestionarlas.

Si necesitas ayuda profesional, en PsicoSalud somos psicólogos expertos, basamos nuestras intervenciones en tratamientos psicológicos basados en la evidencia. Podremos ayudarte a recuperar el control de tu vida, ponte en contacto con nosotros.

Referencias

  • Bados, A. (2015). Trastorno Obsesivo-Compulsivo. Universitat de Barcelona.
  • García, S., y Pérez, T. (2016). “El Arte de la Terapia: Trastorno obsesivo – compulsivo”. Psico·Salud Tenerife.
  • Manera, J. J. S. (2015). Exposición y prevención de respuesta en el caso de una joven con trastorno obsesivo-compulsivo. Revista de Psicología Clínica con Niños y Adolescentes, 2(1), 75-81.
  • Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (2013). (5 ª ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

Psicología en Santa Cruz de Tenerife


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 comentario
¿Me obsesiono o preocupo demasiado? |
Hace 1 año
[…] respuesta es sí. Existen diferencias fundamentales entre las preocupaciones excesivas y las obsesiones. Estas últimas son pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes que son […]
A %d blogueros les gusta esto: