5 enero, 2018

¿Y si hacemos de la decoración navideña una tradición familiar?

Las navidades son un periodo del año en que nos gusta compartir con la familia y celebrar el año que tanto nos ha costado superar. Ya sea solo, en pareja o con la familia, estos tiempos pueden implicar mucho estrés y presión para la sociedad en general, cuando empiezan los ríos de gente en las calles a comprar regalos y comida, y hay que tener los hogares limpios y bonitos para las visitas. En este momento todo el mundo quiere decorar su hogar y tener árboles de navidad de película. Sin embargo nos gustaría hacerte una recomendación, ¿qué te parece si estas navidades haces de la decoración de tu hogar una tradición familiar? Puede ser muy positivo para una familia crear su propia manera de celebrar, puesto que al fin y al cabo las fiestas se van modificando con las modas del mercado, mientras que en un hogar esta época del año es ideal para generar una manera personalizada de celebrar el fin del año y así involucrar a toda la familia en el proceso. Eso si, sin generar conflicto. Y si lo hay, aquí van algunas recomendaciones. 

Sentarse con la familia frente a un café o una infusión y reflexionar sobre cosas que les gustaría que se convirtieran en tradición familiar puede ser muy bonito. Estas conversaciones ayudan también a poner a toda la familia en la misma página, y que se tenga en cuenta la manera en que todos disfrutan de esta época. Es posible que no sea igual de importante para unos que para otros, o que no todos disfruten de la misma manera, pero así se puede ir averiguando cómo les gustaría celebrar a todos sin dar por supuesto que quieren la navidad roja y blanca perfecta de la televisión.

Sería interesante crear un pequeño espacio para manualidades, y hablar con los niños y mayores para que todos participen. Por ejemplo, creando decoraciones a mano para el árbol y la casa. Todo este proceso es emocionante y se puede ir desde la búsqueda en libros e internet sobre qué decoraciones se pueden hacer, hasta comprar los materiales y hacerlos.

A la hora de colgar las decoraciones se puede hacer un juego para tomárselo por turnos y que cada uno aporte sus diseños, o sentarse y diseñar en conjunto lo que quieren. También se puede poner música y disfrutar de decorar mientras bailan. Podrían decidir entre todos crear pequeñas figuras que representen a cada miembro de la familia, y esconderlas por la casa, y pedirle a los niños que los busquen para ponerlos a todos juntos para reunirse el día de navidad. Probablemente sería divertido incluir algún caramelo en la búsqueda.

También hay tradiciones que pueden ser productivas y/o que susciten reflexión acerca de lo que se puede hacer por los demás en esta época. Muchas personas se encuentran solas, algunas pasarán estos días durmiendo en la calle. Una tradición familiar navideña bonita podría ser algo tan sencillo como ir todos los años a algún comedor social, llevar una caja de comida o juguetes a algún punto de recogida o incluso visitar algún centro de ancianos y llevar música, un perro o niños que llenen de alegría los centros aunque solo sea por navidad.

Las tradiciones, son costumbres que unen a las familias al convertirse en recuerdos de toda una vida de maneras de compartir y disfrutar. Las tradiciones son algo que los miembros de la familia se pueden llevar consigo allá donde vayan, y sentir ese calor y emociones a pesar de estar lejos del hogar, sobre todo si son tradiciones con significado personal más que tradiciones importadas de otras culturas o del cine, así que ¿por qué no crear la tuya propia?

Si ya tienes alguna, nos encantaría que la compartieras con nosotros  en los comentarios.

Psico·Salud. Gabinete de Psicología en Tenerife. 

Síguenos Facebook.

Síguenos en twitter.

Categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: