5 enero, 2018

¿Qué juguetes regalar en Navidad?

La importancia de los juguetes en el desarrollo y la educación de los niños.

Durante la época navideña los niños están expuestos a gran variedad de información sobre juguetes (a través de publicidad televisiva, catálogos comerciales, escaparates de tiendas, comentarios en colegios, etc.). Y nosotros nos preguntamos qué juguetes regalar en Navidad a los niños. No todos estos productos tienen las mismas características ni la misma potencialidad a la hora de favorecer el desarrollo infantil. Es importante tener en cuenta que los juguetes ideales son aquellos que no solo entretienen y divierten a los pequeños, sino que también permiten estimular su imaginación, su deseo de experimentar y su creatividad. Además de su faceta como elementos de ocio, tampoco debemos obviar el uso de juguetes como  recurso educativo dada su capacidad para favorecer el aprendizaje y el desarrollo infantil según el momento evolutivo. Por ello, dado el amplio surtido disponible y el aluvión publicitario que los niños reciben en estas fechas, los pediatras aconsejan que los padres ayuden a sus hijos a elegir aquellos juguetes más apropiados.

Recomendaciones a la hora de elegir el mejor regalo de navidad para los niños:

A la hora de elegir los juguetes es muy importante considerar la edad de los niños. Los hitos evolutivos en el desarrollo infantil marcan qué es lo más importante estimular en cada época.

Los más pequeños juegan y aprenden explorándolo todo, a través de sus manos, ojos y boca.  Los juguetes deben permitirles experimentar distintas texturas, colores, formas, sonidos, movimientos, etc. Conforme el niño empieza a hablar y comprender paulatinamente su entorno, los juguetes deben ir adaptándose a sus capacidades.

En el periodo escolar, los juegos que requieren varios jugadores y seguir unas normas establecidas permiten que los niños  empiecen a jugar en equipo; esto les permitirá relacionarse con otros, cooperar en pro del propio equipo, acostumbrarse a ganar y perder, razonar, etc.

En este enlace se pueden consultar algunos ejemplos de juguetes y juego apropiados según distintas edades. En general, resulta útil fijarse en las recomendaciones que los fabricantes hacen constar en sus productos sobre las edades a las que van destinados.

– Regalar a lo niños libros es una buena forma de  fomentar en ellos el hábito de la lectura, que mejora su capacidad lingüística. Los cuentos también permiten enseñarles valores importantes de la vida (generosidad, tolerancia, honestidad, respeto, etc.).

– Es esencial ser rigurosos con las medidas de seguridad. En general, debemos asegurarnos de que los juguetes cumplan las normativas exigidas. En los niños más pequeños conviene que los juguetes no cuenten con partes pequeñas o sueltas, y que sean de tamaño lo suficientemente grande como para impedir que los introduzan en la boca, nariz u oídos.  También hay que evitar que puedan romperse dejando bordes cortantes o astillas que puedan producir lesiones. Otras medidas importantes es el  uso de materiales no tóxicos. En este enlace se puede consultar aspectos sobre la seguridad de los juguetes y consejos para comprar juguetes seguros.

– Los pediatras también alertan sobre un exceso de regalos. Obtener muchos juguetes al mismo tiempo puede hacer que éstos no se valoren, llegando a producirse una saturación. En general, se recomienda que los niños en su carta de Papá Noel o Reyes Magos pidan solo dos o tres juguetes.

– Idealmente el juguete que se regala debería ser deseado por el niño, aunque eso no implica que los padres se sientan obligados a comprar aquellos productos que no les parezcan adecuados para sus hijos. Los cuidadores pueden influir en la elección de los niños, a través de sugerencias sobre lo interesantes que resultan algunos juegos o juguetes, las múltiples posibilidades que ofrecen, la oportunidad para jugar con otras personas o en familia. Igualmente, no resulta apropiado comprar juguetes para satisfacer caprichos momentáneos del niño.

Tener en cuenta las características individuales del niño puede ayudarnos a elegir aquellos juguetes que más puedan favorecer su desarrollo. Por ejemplo, un niño retraido podrá beneficiarse de juegos de varios jugadores que le permitan socializar con otros niños; para los niños muy activos pueden ser útiles los juegos que fomenten la atención o la creación artística, etc. También podríamos elegir juguetes que permitan estimular áreas del aprendizaje en las que el niño presenta dificultades. Aprender a través del juego es una opción eficaz.

– Aparte de los juguetes, el niño necesita jugar con otras personas; la interacción con los demás favorece el desarrollo del lenguaje y la sociabilización.  La interacción con las personas que le rodean es lo que más influye en el desarrollo y aprendizaje de los más pequeños; por tanto, el contacto humano nunca puede ser reemplazado por entretenimientos de cualquier tipo que mantengan al niño ensimismado y aislado de las personas que le rodean. En este sentido, debemos concienciarnos de que el mejor regalo no es el juguete en sí, sino la dedicación de nuestro tiempo para compartir momentos con nuestros hijos.

– Cabría destacar un aspecto preocupante en la actualidad: el abuso de los elementos tecnológicos desde el punto de vista lúdico (teléfonos móviles, cámaras digitales, tabletas, ordenadores portátiles) en niños de corta edad. En este sentido, lo importante a tener en cuenta es que estos aparatos electrónicos no deben convertirse en elementos para tener al niño “tranquilo” y que no de la lata. No obstante, el uso moderado de estos dispositivos en niños mayores, en etapa escolar, puede resultar muy instructivo y convertirse en un complemento educativo que además permita a los niños familiarizarse con la informática. Como en casi todo, la clave está en el equilibrio.

Los juguetes que estimulan al niño a experimentar y desarrollar la capacidad de inventiva son ideales. Por ello, aquellos que  hacen demasiadas cosas de forma automática pueden terminar limitando las posibilidades creativas durante el juego. Los juguetes más simples pueden suscitar en el niño una mayor gama de posibles usos, lo que le permitirá dar rienda suelta a su fantasía.

– Recibir nuevos juguetes puede terminar reemplazando a aquellos más antiguos. Podría ser una buena opción considerar el donar aquellos juguetes con los que el niño ya no juega y siguen estando en buen estado.

Tal vez te interese también leer:  Mis hijos tienen vacaciones ¿Y ahora qué hago?

Psico·Salud. Centro de psicología en Tenerife. 

Acompáñanos en Facebook.

Síguenos en twitter.Psicología en Santa Cruz de Tenerife

Referencias

Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (2011). Los pediatras anuncian una serie de consejos referentes a las Navidades y a los juguetes más recomendables para los niños, según su edad.

El Diario del bebé (2016). Los pediatras aconsejan que se ayude a los niños pequeños a elegir los juguetes en Navidad.

Juguetes para cada edad del niño. 

Lora y Díaz (2009). Regalar juguetes y aprendizaje. Aprender jugando. Revista electrónica de información para padres de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap).

La seguridad en los juguetes. Todo lo que tienes que saber. 

Categoría:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: