1 febrero, 2018 1 comentario

Fobia Social: más que timidez

¿Alguna vez has sentido un miedo muy fuerte sobre lo que puedan pensar otras personas de ti? Seguramente todos responderemos que sí a esta pregunta en algún momento de nuestras vidas. Las personas con fobia social viven bajo este miedo de manera continua.

¿Qué es la fobia social?

La fobia social, también conocida como trastorno de ansiedad social, se caracteriza por un miedo intenso, persistente y excesivo en respuesta a uno o más situaciones sociales o actuaciones delante de otros. En estas, la persona se ve expuesta a gente desconocida o al posible escrutinio por parte de lo demás.  El temor de la persona se centra alrededor de ser observada. Y también de actuar de un modo que pueda ser humillante o embarazoso. O incluso de que los demás se den cuenta de sus síntomas de ansiedad.

Lo más característico de la fobia social es que para reducir la ansiedad y el miedo las personas evitan todas las situaciones sociales temidas. O las soportan con un nivel de ansiedad y malestar intensos. Este trastorno interfiere de manera significativa en la vida de las personas y puede acabar generando un malestar clínicamente significativo. Es decir que afecta de manera importante a la salud física y mental de la persona.

¿En qué se diferencia la fobia social de la timidez?

De esta manera, la fobia social va mucho más allá que una simple timidez. En la timidez las personas experimentan cierta ansiedad social o malestar que les lleva a ser más inhibidos. A veces incluso a pasarlo mal en presencia de otras personas, pero de manera mucho menos intensa que en la fobia social. Así mismo la fobia social se puede cronificar. Como resultado la persona vive en un sufrimiento continuado y muchas veces en silencio.

¿Qué síntomas experimenta una persona con Fobia Social?

El miedo y malestar sufridos suelen acompañarse de síntomas corporales o sensaciones físicas desagradables. Como por ejemplo: taquicardia, palpitaciones, temblor, sudoración, enrojecimiento, tensión muscular, malestar gastrointestinal, boca seca, escalofríos, sensación de opresión en la cabeza, dolores de cabeza, dificultad para tragar, o respirar y dolor en el pecho. También pueden llegar a presentar ataques de pánico en situaciones sociales. Pero estas personas son las que más evitan las situaciones sociales, y son las que suelen presentar mayor  malestar y deterioro en las áreas de su vida.

¿Qué caracteriza a una persona con Fobia Social?

Las personas con fobia social presentan dificultades a la hora de pensar, se encuentran confundidas a menudo, les puede costar concentrarse o encontrar palabras. Suelen estar muy centrados en sí mismos sobre todo en los síntomas físicos, y también muy pendientes de los demás. Las personas con fobia social suelen tener unos temores básicos muy fuertes, y junto con ellos una serie de creencias que conllevan errores o sesgos cognitivos. Esto quiere decir que suelen construirse alrededor de miedos exagerados y pensamientos no racionales acerca de sí mismo y los demás. Un miedo básico en las personas con fobia social es a tener un ataque de pánico en público, a ser rechazados o criticados, a que los demás se den cuenta de su ansiedad, o que hagan sentirse incómodos a los demás.

Bajo estos miedos pueden haber creencias sesgadas o errores cognitivos en su manera de pensar, como por ejemplo, sobreestimar el grado en que los demás están pendiente de uno, exagerar la importancia de los errores cometidos, creer que siempre hay que complacer a los demás, o creencias sobre las capacidades de uno mismo, como creerse incompetente sin evidencia alguna. Suelen ser sesgos cognitivos bajo los cuales se evalúan así mismo y a los demás, ya sea bajo exigencias demasiado elevadas para uno mismo, o creer que los demás son más severos de lo que son, o que uno mismo es el origen de los problemas.

¿A qué tipos de situaciones sociales distintas se tiene miedo en la fobia social?

Las personas con fobia social pueden tener miedo a muchos tipos de situaciones sociales distintas. Por ejemplo, una forma muy común es el miedo a hablar en publico. Las situaciones de intervención en público o de participación en grupos suelen generar mucha ansiedad y las suelen evitarlas a toda costa.

Para una persona con fobia social, mantener una conversación con un taxista puede ser aterrorizador. Cualquier conversación en la que haya que expresar opiniones, pedir o rechazar algo puede darle tremendo pavor.  Así mismo les suele resultar insoportable el sentirse observado mientras hacen cualquier cosa. Ir a un servicio público donde pueda haber otras personas, ir en un transporte público, o tener que hacer una llamada de teléfono son situaciones típicas que generan muchísima ansiedad. Las situaciones temidas principalmente implican interactuar con otras personas o ser observado mientras se hace algo.

Si crees estar sufriendo fobia social, en PsicoSalud somos expertos en trastornos de ansiedad  y podemos ofrecerte asistencia psicológica para ayudarte a superarla.

Tal vez te interese leer: ¿Tengo miedo o es una fobia? Haz el test

Psico·Salud. Gabinete de psicología en Tenerife. 

Acompáñanos en Facebook.

Síguenos en twitter.

Otros artículos relacionados del blog y enlaces de interés

 

BIBLIOGRAFÍA

Bados López, A. (2015). Fobia social: Naturaleza, evaluación y tratamiento (2015).

Camilli & Rodriguez (2008) Fobia social y terapia cognitivo-conductual: definición, evaluación y tratamiento. Anales de la universidad metropolitana. 8 (1), 115-137.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario
La intolerancia al sufrimiento
Hace 4 meses
[…] Así, situaciones como el duelo, el síndrome postvacacional, una ruptura sentimental o incluso la timidez se convierten en situaciones de la vida potencialmente […]
A %d blogueros les gusta esto: