15 julio, 2018

La niña de 11 años que desmontó el reiki

Emily Rosa se convirtió en la persona más joven en publicar un artículo científico en una revista. En este artículo desmontaba las afirmaciones de los practicantes de reiki de que podían detectar el aura de las personas.

El toque terapéutico y el Reiki son dos terapias pseudocientíficas que se basan en que el ser humano tiene un “campo energético” que si se desequilibra causa enfermedad. Así, “la energía universal” de la que el sanador solo es transmisor, estimula el mecanismo de recuperación del paciente, facilitando la propia curación al reequilibrarse la circulación energética vita (qi o prana).

Aunque éstas técnicas suenen ancestrales pareciendo que tienen una profunda base espiritual, lo cierto es que son técnicas que se inventaron en el siglo XX.

Emily Rosa se preguntó si era cierto que esto pudiera funcionar y para su trabajo de 4º curso diseñó un sencillo experimento para comprobar si efectivamente los “terapeutas” podían o no sentir ese “campo energético” de los seres humanos. El resultado no dejó lugar a dudas: no sentían nada.

La niña se sentaba en frente del terapeuta. Entre ellos una mampara los separaba para que no pudieran verse cara a cara. Por dos huecos, el experto introducía sus manos. Emily acercaba la suya (y su supuesta energía) a una de las dos manos del terapeuta. Y éste debía sentir y señalar sobre cuál de ellas se situaba. Acertaron un 47% de las veces. Es decir, si lo hubiera hecho una persona al azar hubiera acertado la misma cantidad de veces (tal vez alguna más).

Su trabajo se publicó en la Journal of the American Medical Association en 1998 que no está nada mal para ser un trabajo escolar de una niña de 11 años.

Aquí tienen el artículo completo. 

PsicoSalud. Gabinete de Psicología en Tenerife.

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter. 

Tais Pérez Domínguez Psicóloga sanitaria. Máster en Psicología Clínica y de la Salud con amplia experiencia en evaluación, diagnóstico y tratamientos de problemas y trastornos psicológicos. Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: