19 diciembre, 2012 2 comentarios

El Sesgo del Falso Consenso

¿Cuántas veces hemos pensado “la mayoría de la gente piensa que…” para luego acompañarlo de algo que en realidad es nuestra opinión? Es sorprendente darse cuenta de la cantidad de juicios que emitimos todos los días sobre lo que la mayoría de la gente piensa, sobre lo que el resto de la sociedad opina… ¡sin apenas preguntarlo!

Yo mismo he vivido a menudo situaciones así al hacer formaciones en empresa. Uno encuentra rápidamente a gente que dice “pero es que todo el mundo hace tal” o “no hay nadie que haga eso”, sin pararse a pensar si lo que realmente están emitiendo es su opinión o la realidad.

A esto, en psicología lo denominamos sesgo del falso consenso y es otro de los errores cognitivos que nos impiden enterarnos de lo que pasa a nuestro alrededor. El radicalismo político, el fundamentalismo religioso… todo nace de la creencia de que los demás opinan lo mismo que nosotros.

Sobre este sesgo hay varios estudios clásicos que lo delimitan con contundencia. En una investigación de  L. Ross, D. Greene & P. House (1977) en la que se pedía circular a un grupo de alumnos por el campus con un cartel en el que ponía “Arrepentíos” (el típico fanático de las películas) luego se hacía una encuesta entre los que habían aceptado o no. Los datos mostraban que quien había llevado el cartel se sentía más inclinado a pensar que el resto de alumnos lo harían que quien no lo había llevado.

En un estudio más actual (Yubero,S., E. Larrañaga, R. Navarro, C. Serna, I. Martínez; 2008) encontramos que los abstemios piensan que un alto porcentaje de la población se comporta como ellos, al igual que los bebedores.

¿Qué nos dice todo esto? ¡Que no hacemos más que equivocarnos al valorar lo que hacen los demás! Y no sólo eso, sino que corremos el serio peligro de encerrarnos en nuestra opinión al pensar que es la norma, en vez de atender a otras posibilidades o a opiniones distintas. Esto de por sí es molesto en la vida personal, pero en el mundo de la empresa se convierte en algo especialmente pernicioso porque nos impide adaptarnos a los desafíos del entorno y crecer como profesionales, aprendiendo de los demás.

Así que la próxima vez que se pase por tu cabeza pensar que tu opinión es la de todo el mundo… ¿por qué no haces una encuesta?

Javier Alemán González. Psico·Salud.

Centro de Asistencia Psicológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios
Javier
Hace 7 años
Siempre es una alegría cuando otro profesional alaba algo que has hecho, así que gracias, Sonia. El mundo de los sesgos es algo apasionante, todas esas falsas percepciones, autojustificaciones, errores mentales...es fascinante ver la alta gama de excusas que afloran en medio de un tratamiento, y es bueno que tanto los profesionales como todo el mundo los conozca e identifique, para prevenirlos mejor. ¡Un saludo!
Sonia Treviño
Hace 7 años
Cuando alguien me dice "Es que todo el mundo hace, opina, piensa, siente X" le pregunto: "¿Absolutamente TODO EL MUNDO?" así se empieza a desgranar y a razonar este sesgo que tan bien has explicado. Gracias
A %d blogueros les gusta esto: