13 enero, 2014

Depression Quest. Un juego para entender la depresión

Desde un tiempo a esta parte, el videojuego ha ido madurando como medio y atreviéndose con temáticas mucho más diversas de lo que podría parecer. Hace tiempo que se coló en las aulas y ordenadores de los más pequeños como “videojuego educativo”, que se utiliza para determinados tipos de estimulación cognitiva o que se toma como referencia para desarrollar conceptos como la gamificación (del que ya hablaremos en este blog).

Depression Quest pertenece a esta rama alternativa del videojuego, a los llamados “serious games”, cuyo fin no es entretener, sino usar las mismas mecánicas para exponer una idea. Los serious games se han utilizado en muchos casos: como simuladores médicos y militares, en educación o incluso en campañas electorales (especialmente en EEUU) para transmitir ideas políticas al público joven. Y, por suerte, empiezan a utilizarse también en psicología.

¿Cuántas veces hemos escuchado la expresión “estoy un poco deprimido”? ¿Y cuántas veces lo hemos dicho nosotros mismos? En general, la gente no entiende muy bien el concepto, porque no significa lo mismo en las conversaciones informales que en la conducta psicológica. Precisamente, muchos de los pacientes con depresión se quejan de que nadie les entiende; y es verdad: cuesta mucho entender lo que realmente es una depresión. Se suele asociar con un periodo prolongado de tristeza, y a la persona que la padece hay muchos de sus allegados que no entienden cómo puede seguir así.

Para cubrir este problema existe Depression Quest como videojuego. Para que cualquier persona pueda acercarse al problema y vivirlo con más cercanía, con la idea de que pueda entenderlo mucho mejor. Porque, a todas luces, es un simulador de depresión. Está construido con mucha sencillez, para que lo juegue incluso quien no ha jugado nunca a un videojuego, y se parece mucho a las novelas de “elige tu propia aventura”: vamos pasando por pantallas donde se nos describe una situación y tenemos que tomar una decisión sobre lo que haremos.

El problema es que, al pasar por una depresión, muchas decisiones sencillas, como salir con los amigos un rato o quedar con tu pareja para ir al cine están tachadas. El juego nos va explicando el estado de ánimo por el que estamos pasando haciendo que sea muy difícil comportarnos con “normalidad”. También aprovecha para mostrarnos varios de los enfoques terapéuticos (terapia cognitivo-conductual o farmacológica), aunque no se moja ni da su opinión sobre cuál es más eficaz, porque tampoco es su objetivo.

Tampoco pretende ser tratamiento ni una ponencia científica sobre el tema. Su objetivo final es ayudar a que cualquier persona, con media hora de juego, sea capaz de entender cuáles son las sensaciones, sentimientos y pensamientos que tiene una persona que pasa por una depresión, y lo consigue de manera formidable.

Además, es gratuito y puede jugarse desde el mismo navegador de Internet. El único problema es que el juego está íntegramente en inglés, así que es necesario hablarlo a un nivel medio para comprenderlo, aunque el lenguaje es sencillo y no se nos pide escuchar, sólo leer. Desde aquí quiero recomendarlo para toda persona que conozca a alguien que está pasando por una depresión o que simplemente quiera saber más del tema.

Juégalo aquí

Javier Alemán González. Psico·Salud

Centro de Asistencia Psicológica

Sígueme en twitter

Referencias:

Análisis: Depression Quest”, Nivel Oculto. 30 de abril de 2012.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: