10 noviembre, 2015 7 comentarios

¿Dudas sobre tus competencias como psicólogo? Sigue así.

En anteriores entradas hemos hablado de cuando es conveniente acudir a un psicólogo, hoy hablaremos un poco de ellos, de esas personas a la que recurrimos cuando necesitamos ese empujón o ayuda. Una duda razonable que te puede surgir es, ¿qué tipo de perfil de terapeuta es mejor?

Podrías llegar a pensar que lo mejor que puedes hacer cuando quieres comenzar una terapia psicológica es buscar un terapeuta que confíe mucho en sí mismo. Que no albergue duda alguna sobre sus habilidades ni competencias y que sea la mano firme que te guíe a través de la tormenta.

Sin embargo, los estudios contradicen este supuesto, y parece que los pacientes mejoran más cuando son tratados por terapeutas que albergan dudas sobre sí mismos como profesionales. La psicóloga Helene Nissen-Lie y sus colegas publicaron un trabajo muy interesante en la revista Clinical Psychology and Psychotherapy donde pusieron a prueba la idea de que un terapeuta con dudas profesionales puede ser útil, y más específicamente, que la mezcla ideal para el éxito terapéutico radica en una combinación entre la duda profesional y la auto-compasión personal.

Para comprobar la hipótesis los investigadores analizaron los datos extraídos a 255 usuarios de salud mental atendidos en 16 clínicas distintas de Noruega por 70 terapeutas diferentes. Los diagnósticos más frecuentes fueron trastornos de ansiedad y del estado de ánimo.

En la investigación los usuarios tuvieron que completar cuestionarios sobre sus problemas interpersonales y su angustia, y se midieron los síntomas antes y después del tratamiento, así como un seguimiento periódico durante 2 años después de la finalización del tratamiento (los resultados obtenidos se basan en la comparación entre las puntuaciones pre-tratamiento con la media de las puntuaciones y los síntomas que se registraron en todos las medidas posteriores a la finalización tratamiento).

Por su parte, los terapeutas tuvieron que rellenar una serie de cuestionarios sobre sus dudas profesionales y su confianza (p.ej, ¿Alguna vez se ha sentido preocupado por la posibilidad de estar haciendo más daño que bien?); y responder también a preguntas en relación a sus estrategias de afrontamiento, así como intentar cuantificar la compasión que mostró hacia sí mismo (p. ej items como si se apreciaban a sí mismos, o si son su peor enemigo, si se autoprotegen o si muestran sentimientos de culpa).

Los resultados indicaron que los terapeutas que dudaban de sí mismos profesionalmente eran más eficaces en su trabajo, sus usuarios mostraban mayor reducción de la angustia interpersonal. Además, y como los investigadores plantearon en su hipótesis, hubo una relación clara y beneficiosa en la  interacción entre la duda profesional  y la auto-compasión. Es decir, los usuarios que mostraron mayor mejoría en la terapia fueron atendidos por terapeutas que expresaron una combinación de inseguridad profesional y una mayor auto-compasión personal.

Esta sana combinación parece allanar el camino hacia una postura autorreflexiva abierta que permite al terapeuta respetar la complejidad de su trabajo, y, cuando es necesario, corregir el curso terapéutico con el fin de ayudar a sus pacientes de manera más efectiva. La apertura que genera la duda elimina la soberbia del que se cree en posesión de la verdad, como decía Mark Twain en una de mis citas favoritas:

«Lo que nos crea problema no es lo que no sabemos, es lo que sabemos con certeza y no es así»

Psico·Salud. Gabinete de Psicología en Tenerife.

Síguenos en Facebook o Twitter

Referencias:

  • Nissen-Lie, H., Rønnestad, M., Høglend, P., Havik, O., Solbakken, O., Stiles, T., & Monsen, J. (2015). Love Yourself as a Person, Doubt Yourself as a Therapist? Clinical Psychology & Psychotherapy DOI: 10.1002/cpp.1977
  • Basado en la entrada original de Christian Jarrett para BPS Research DigestThe ideal therapist doubts their professional skills, but loves themselves as a person.

 

Sergio Garcia Morilla
Sergio García Morilla Psicólogo Sanitario. Máster en psicología clínica y de la salud con amplia experiencia en evaluación, diagnóstico y tratamiento de problemas y trastornos psicológicos. Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

7 comentarios
Engaños mentales: Sesgo de retrospección – PsicoSalud®
Hace 3 años
[…] hablando de sesgos y errores en el blog, pero al final la conclusión va a ser la misma siempre: dudar de uno mismo, dudar de nuestras ideas y aplicar claves del método científico a nuestra vida diaria. Eso, o […]
Psico·Salud
Hace 3 años
Gracias a ti, Marta! Un abrazo :)
Marta
Hace 3 años
Me gusta y comparto. Gracias.
Sergio García Morilla
Hace 3 años
Muchas gracias!! Un Saludo
Lorenlay
Hace 3 años
Muy bueno y sanador artículo. La frase de Twain esexcelente.
Cómo evaluar un argumento como un científico. |
Hace 5 años
[…] Duda de ti mismo. La duda es sana, genera la apertura necesaria al conocimiento y elimina la soberbia del que se cree en posesión de la verdad. Necesaria para acercarte a los argumentos sin prejuicio. […]
Racionalidad Parcial o por qué personas inteligentes creen cosas estúpidas |
Hace 5 años
[…] Duda de ti mismo y de tus competencias. No hay nada más sano como esto. No es un síntoma de inseguridad, al contrario, es un síntoma de una mente sana en continuo crecimiento y apertura. Cuando crees que lo sabes todo tienes un problema, una mente dogmática y cerrada no te enriquece ni a ti ni a los demás. […]
A %d blogueros les gusta esto: