18 enero, 2018 2 comentarios

¿Qué es y cómo manejar la baja tolerancia a la frustración?

La frustración nos invade cuando evaluamos como imposible conseguir algo que deseamos en el momento en el que lo anhelamos. Cuando una situación nos frustra nos deviene sentimos ira y/o ansiedad. Todos nos hemos sentido frustrados en un momento u otro de nuestras vidas. Y aunque este sentimiento no se puede eliminar por completo, si que podemos aprender a manejarlo mejor y sufrir menos cuando este se apodere de nosotros.

La baja tolerancia a la frustración se asocia con problemas de ansiedad o incluso problemas emocionales como el bajo estado de ánimo. Pero también con problemas relacionados con la dificultad en el control de los impulsos como por ejemplo, las adicciones, ludopatía, autolesiones y compras compulsivas entre otras. Es por ello que es muy importante aprender y enseñar a manejarla.

Pero, ¿qué es la baja tolerancia a la frustración?

Se suele decir que una persona tiene baja tolerancia a la frustración cuando en múltiples ocasiones y situaciones responde con frustración. Ese sentimiento de tristeza, decepción y desilusión que una imposibilidad provoca.

Es más probable responder de esta forma si vivimos inmersos en culturas que se definen por su inmediatez y nuestra incapacidad de espera.

Esta característica personal puede tener su origen en la infancia debido a unos padres que  brindan a sus hijos todo lo que solicitan sin que se esfuercen por conseguirlo. De esta manera, difícilmente aprendemos a solucionar problemas y nos irritamos cuando no conseguimos nuestros objetivos. Muchas veces con la creencia de que la vida es fácil y placentera abandonamos nuestros proyectos personales o ciertas situaciones por evitar la angustia que nos genera y no saber cómo manejarla.

¿Qué características presenta una persona con baja tolerancia a la frustración?

  • Si tienes baja tolerancia a la frustración o conoces a alguien que se caracteriza por ella, sabes que creen que tienen que obtener todo aquello que quieren y suelen exigirlo para satisfacer su deseos.
  • Suelen confundir deseos con necesidades.
  • Para estas personas una dificultad o un fracaso es demasiado horrible para soportarlo.
  • Son poco flexibles y les cuesta adaptarse a nuevas situaciones.
  • Ven las cosas en su extremo (son de blancos o negros).
  • Se desmotivan fácilmente abandonando proyectos con facilidad.
  • Son impulsivas, impacientes y exigentes. 
  • Tienen dificultades en la gestión de sus emociones.

¿Cómo manejar la frustración?

Las sensaciones y pensamientos que acontecen cuando sentimos frustración son muy intensas y generan malestar. La sensación de frustración no es agradable pero es soportable. Ante una situación que nos genera frustración es importante que no nos centremos en la emoción, ni que nos dejemos llevar por ella.

Para ello es clave que aprendas a reconocer cuándo y ante qué situaciones te sientes frustrado. Puedes llevar un diario (en consulta solemos llamarlo autorregistro) que te permita recoger información sobre el día en el que sucede, la situación, qué piensas ante esa situación, qué sientes y su intensidad, así cómo lo qué haces ante ello.

Este diario además puede ayudarte a diferenciar lo que realmente es una necesidad de lo qué es un deseo y hacer más llevadero el manejo de esta desagradable sensación.

Darte un momento de pausa te permitirá analizar la situación para que puedas buscar alternativas para hacerle frente. La búsqueda activa de soluciones alternativas y su puesta en práctica te ayudará a manejar la frustración con éxito.

Si aún así, te ves desbordado en nuestro Gabinete de Psicología en Tenerife podemos ayudarte para que esta emoción no te vuelva a vencer, ni te vuelva a generar ansiedad. Puedes pedir cita o información aquí. 

 

Psico·Salud. Gabinete de psicología en Tenerife. 

Acompáñanos en Facebook.

Síguenos en twitter.

Tais Pérez Domínguez Psicóloga sanitaria. Máster en Psicología Clínica y de la Salud con amplia experiencia en evaluación, diagnóstico y tratamientos de problemas y trastornos psicológicos. Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios
arturo kortazar azpilikueta martikorena
Hace 2 meses
La gente se frustra cuando espera algo de alguien o de algo, una llamada, un beso, un abrazo, un trabajo, una recompensa, o un amor, y no viene, por eso, no esperes que te llamen, ni que te amen, ni que te pregunten cómo estás, ni si te quieren o no. No esperes nada y entonces serás libre de la gente... Todo lo que la gente te dé es un bonus, es un extra, un regalo, recíbelo, pero no esperes nada más, porque nadie te debe nada. Nadie tiene el deber de entenderte, no esperes comprensión y no saldrás lastimado. Todo lo que necesitas no está fuera, está dentro tuyo. Lo único que tienes que hacer es respirar un día más frente a tu problema. Tu problema desafiará a la persona valiosa que hay dentro tuyo para enseñarte que no eres el inquilino de tu vida, sino su dueño y que tu vida merece tu mejor actuación. ¿Qué si habrá conflictos? Claro que sí, ellos te recordarán que no estás en la vida para participar, que estás para ganar. No estás para ver qué pasa, estás preparado para defender lo que te corresponde. No esperes que nadie pelee por ti, pelea y defiende lo tuyo, no permitas que ningún tóxico invada tu campo. La esperanza no es esperar algo que venga del cielo, ya que lo único que cae de arriba es el agua de lluvia o nieve, un meteorito, o alguna cagada de una paloma jajaja. Para no frustrase, que es una sensación terrible, hay que aceptar las cosas como son y vienen, eso no significa que te quedes quieto e inerme ante lo malo que te pueda pasar, siempre tener actividad aunque te equivoques, aceptar los errores para poder avanzar y afrontar mejor las circunstancias adversas, y no buscar nunca la perfección en lo que haces, ni en lo que hacen los demás, porque esta no existe. Siendo siempre positivos, es decir, viendo la botella medio llena en vez de medio vacía, con una autoestima saludable, sin llegar al egocentrismo ni el narcisismo, intentado eludir presiones ajenas que no nos interesan. Siempre dentro de lo posible, intentetar tener un plan B, por si acaso, para no pensar que todo lo que emprendamos, nos tenga que salir siempre bien a la primera. ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©
No tengo sueño – PsicoSalud®
Hace 1 año
[…] atento a la hora que es, no estés pendiente del reloj, dale la vuelta. Recuerda que mirar el reloj aumenta la frustración y la ansiedad cuando no conseguimos […]
A %d blogueros les gusta esto: